Vinos espumosos

Los vinos espumosos gallegos se elaboran a partir de variedades autóctonas, como el albariño o el godello, apoyándose en el emprendimiento de distintas bodegas amparadas por la denominaciones de origen Rías Baixas, Ribeiro y Valdeorras.

Su elaboración ya se practicaba desde finales del siglo XIX; lo que es lógico, puesto que en Galicia se encuentra todo lo necesario para elaborar vinos espumosos de gran calidad: una excelente materia prima, un vino con un potencial de acidez y de frescura muy elevado, unas variedades autóctonas muy aromáticas y una climatología que permite vendimiar uva con 10 grados y con aromas, que es la base para elaborar un vino espumoso de calidad.

Todas las denominaciones gallegas ya contemplan la elaboración de vinos espumosos, en la que se utiliza el tradicional método Methode Champenoise: con la fermentación del vino en depósito, embotellado y segunda fermentación en botella durante un período mínimo de 9 meses.

Mostrando todos los resultados 11

Mostrando todos los resultados 11